La Energía Solar en Venezuela. El petróleo del siglo XXI



La actual situación eléctrica ha generado un intenso debate en toda la sociedad venezolana. En la medida que la pobreza energética aumenta y los “sin luz” se expresan en las calles, el volumen acerca de la gravedad de la crisis sube de tono. Sin embargo, es lamentable que las voces profesionales y políticas que dominan la opinión pública dejen de lado a la energía solar y eólica como solución viable a este problema y opten por defender la instalación de plantas termoeléctricas a base de combustibles fósiles. La miopía entre estos actores les impide leer acertadamente el curso de esta era.

Es un error conceptual, político y estratégico descartar el potencial de nuestro sol y viento como pilares de una nueva industria nacional, y por ende, soporte de un nuevo proyecto de país. Los verdaderos retos de este siglo, la pobreza, desempleo, inseguridad y cambio climático, sólo podrán enfrentarse si ponemos en marcha todo nuestro potencial energético, más allá del petróleo. Tal como lo señaló Juan Pablo Pérez Alfonso en 1975 y hoy está más vigente que nunca, aun cuando tengamos grandes reservas de hidrocarburos, debemos promover la explotación de nuestras fuentes renovables, las cuales son limpias y no contaminantes.

Para impulsar las energías renovables contamos con enormes ventajas territoriales, más de 200 mil kilómetros cuadrados de radiación solar óptima,  grandes áreas con fuertes vientos; pero además tenemos: una red de industrias básicas, universidades con mística y vocación por la innovación, talento de nuestros jóvenes, compromiso de los empresarios y la capacidad de emprendimiento de todo nuestro pueblo.


Convertir a cada venezolano en un productor de energías renovables es nuestra meta. Estamos convencidos que “sembrar el petróleo” en este siglo significa una PDVSA eficiente, social y ambientalmente responsable, cuya renta generada impulse una poderosa industria nacional de energías limpias, donde todos los venezolanos sean protagonistas de su desarrollo. La suma de ambas industrias energéticas aunadas a la agroindustria y el turismo serían los puntales de un nuevo proyecto de país, generador de miles de empleos estables, con una economía sostenible, innovadora, exportadora y socialmente incluyente.

Aspiramos ganar la confianza de los ciudadanos y liderar un gobierno que nos permita hacer de la energía solar en Venezuela, el petróleo del siglo XXI. 

Alexis Romero
Coordinador Nacional de MOVERSE

LIBROS RECOMENDADOS

la-tercera-revolucion-industrial_9788449326035.jpg

El economista y asesor de diversos gobiernos del mundo nos explica cuáles son las características de la Tercera Revolución Industrial a la que nos acercamos y cómo afectará a la economía y a la sociedad.

9757_1_calienteplanayabarrotada.jpg

En un mundo cada vez más caluroso, globalizado y superpoblado, la tarea de crear sistemas, recursos energéticos y una ética que nos permitan crecer de forma más limpia y sostenible es el mayor desafío de nuestras vidas.

IDEAS POLITICAS

No hay nada mas sólido que una idea a la que le ha llegado su momento: La Venezuela Solar.

Estamos ante el reto de impulsar las energías renovables como soporte para el Desarrollo Sostenible de Venezuela.

Democracia, Innovación, Conocimiento y Sostenibilidad deben ser nuestros nuevos retos.

Ya es hora de cambiar nuestra visión sobre el petroleo y la renta que produce.

El rentismo petrolero nos ha frenado el desarrollo de nuestro ADN innovador.

Combatir la pobreza energética de nuestra población es una tarea impostergable para transitar hacia un país sostenible

Sin lugar a dudas alcanzar el Desarrollo Sostenible es el mayor desafío que tenemos como sociedad.

Urge cambiar nuestra forma de desarrollar, distribuir y usar la energía.

Neguemos más el yo y afirmemos el nosotros, a partir de ahí comenzaremos a cambiar.